Sentí de pronto, sin alivio ni tristeza, que yo había dejado de tener motivo.

Me serví otro vaso y le pregunté al Pibe Manfredo: "A qué hora cruzamos?"